Implantes dentales a fondo

Sabías que la odontología Implantes dentales médicosha cambiado totalmente con la aparición, hace ya 25 años,  de los implantes dentales. Pero, ¿Sabes lo que son realmente? Te dejamos claro todo sobre ellos, explicándote su historia al detalle y como permiten reemplazar todas aquellas piezas dentales que perdemos por diversas causas.

¿Qué son los implantes dentales?

Los implantes dentales no son más que raíces artificiales sustitutas de las raíces naturales de uno o más dientes perdidos, utilizados para lograr la restauración del mismo y ayudando además a detener o prevenir la pérdida del hueso maxilar.

Estas raíces artificiales consisten en tornillos de titanio que están anclados en el hueso maxilar y unas coronas que imitan a los dientes naturales. Básicamente podemos decir que es un tipo de prótesis odontológica, siendo considerada por muchos como una forma de odontología cosmética. Muchas personas recurren a ellos como primera opción para reemplazar los dientes perdidos o dañados.

El siguiente video te va a permitir tener una visión clara de lo que son:

Como todos los  tratamientos de odontología, los implantes no sólo implican la investigación, el desarrollo  y la comprensión científica, sino que también conllevan un riguroso nivel de práctica. La odontología de implantes requiere experiencia en la planificación, la cirugía y la restauración del diente.

¿De qué están hechos?

Existen diversos tipos de implantes en función del material de fabricación. En la mayoría de los casos están hechos de titanio, o de aleaciones de este material, dadas sus características: ligero, fuerte y compatible con el organismo, lo que significa que no es rechazado por el cuerpo. Una propiedad especial es la fusión del titanio con el hueso, integración ósea, siendo esta la base del éxito de esta cirugía. El proceso de integración del titanio con el hueso puede durar de tres a seis meses. Se trata de un procedimiento que tienen la mayor tasa de éxito entre cualquier tipo de implantación quirúrgica.

¿Dónde se colocan?

Son una gran alternativa a las dentaduras postizas convencionales. Después de la pérdida de dientes, el hueso maxilar que es que el proporciona soporte a los dientes puede reducirce y esto puede llevar al retroceso de la mandíbula. En este caso las dentaduras postizas convencionales no se pueden utilizar.

La colocación de los implantes se realiza en el hueso maxilar, evitando así su pérdida, ayudando a mantener su forma y su densidad, lo que implica que también apoyan el esqueleto facial y, de forma indirecta, las estructuras de los tejidos blandos, tejidos de las encías, las mejillas y los labios Se pueden colocar tanto en la parte inferior como superior del maxilar.

¿Cómo se produce la integración?

Los implantes dentales se integran con el hueso mediante un proceso conocido como osteointegración, que se produce cuando las células óseas se adhieren directamente a la superficie de titanio, produciendose la fusión del implante en el hueso de la mandíbula. Este proceso fue descubierto por un investigador sueco llamado Per Ingvar Branemark, en la década de 1960. La colocación de los implantes en los huesos de la mandíbula mediante procesos quirurgicos controlados permite la osteointegración.

La osteointegración permite reemplazar las prótesis dentales convencionales, permitiendo dar una solución a cada uno de los diseños y funcionalidades orales, desde la falta de un solo diente hasta la falta de un arco de dientes por completo en la mandíbula superior o inferior. Los dientes de reemplazo que se utilizan se suelen hacer generalmente para que coincidan con el color del esmalte natural de cada paciente, permitiendo de esta manera ofrecer un aspecto totalmente natural y dar un nuevo aspecto para su sonrisa.

¿Cuál es el proceso?

El procedimiento de cirugía se realiza en la consulta del dentista implantólogo. El proceso requiere del uso de anestesia local, pudiendo haber además otras varias formas de sedación del paciente tales como óxido nitroso, o la sedación oral o intravenosa. Cada procedimiento quirúrgico es diferente dependiendo de la situación clínica del paciente, así como las preferencias de este y del implantólogo.

Por lo general el proceso de colocación se realiza en dos etapas. La primera en la que se realiza la colocación del implante de titanio y la segunda en la que tras varios meses después de integrarse el implante se coloca la corona. En la actualidad existen opciones para realizar el proceso en una única etapa, y son conocidos como implantes dentales inmediatos. Otros procesos quirúrgicos añadidos, tales como el aumento de hueso, se pueden realizar como procedimientos separados o en el mismo tiempo que la colocación del implante.

¿Qué importancia tienen?

Los implantes dentales ayudan a comer, masticar, sonreír, hablar y dar un aspecto completamente natural.  La pérdida de dientes puede tener un efecto negativo en los hábitos alimenticios, pudiendo llevar a problemas de salud secundarios tales como la malnutrición. Mediante los implantes se proporciona a las personas la fuerza y la estabilidad necesaria para comer todos los alimentos que les gustan, sin tener que luchar para masticar. Contribuyen a mantener un aspecto sano, ayudando además en el aspecto psicológico y el bienestar físico.

¿Cuáles son sus ventajas?

La colocación de estos proporciona claras ventajas con respecto a las dentaduras postizas convencionales:

  • Las personas que se deciden por los implantes dentales no van a sentir que están usando ningún tipo de prótesis en absoluto. Es como si dispusieran de sus dientes naturales.
  • Son estructuras fijas a diferencia de otro tipo de prótesis.
  • Proveen un solución estética para muchas personas que habían perdido su sonrisa natural.
  • Evitan la pérdida de tejido óseo en la mandíbula, que es a menudo una situación que acompaña a la pérdida de dientes.
  • Los implantes dentales son muy cómodos, a diferencia de las prótesis convencionales que a menudo no se ajustan adecuadamente llegando a ser ser bastante incómodas para el paciente.
  • No se necesitan adhesivos tal y como se hace necesario para mantener las dentaduras convencionales en su posición.
  • Permiten mejorar la capacidad de masticación del paciente así como otras capacidades funcionales de la boca.

Los implantes dentales son más firmes que las dentaduras postizas tradicionales. No hay riesgo de que estos se aflojen o se caigan de la boca. Son ideales para las personas que desean tener una dentadura de aspecto natural mejorando claramente su condición estética.

¿Cuál es la tasa de éxito de los implantes dentales?

La investigación clínica y científica sobre los implantes dentales lleva ya varias décadas de desarollo, por lo que tras millones de cirugías sobre pacientes podemos decir que la tasa de éxito supera el 90% y va mejorando día a día.  Del mismo modo, la tasa de éxito a largo plazo supera también el rango del 90% e igualmente sigue mejorando. Cuando un implante dental no se ha integrado con éxito, posiblemente tenga que ser eliminado, ya que no va a ser fácil que finalice el proceso de osteointegración. Su dentista le dará las mejores recomendaciones de como proceder en estos casos. Podrá colocarle de nuevo un implante, lo que seguro puede  requerir de varios meses de curación, implicando además casi seguro la necesidad de un aumento óseo mediante un injerto.

Si quieres seguir teniendo respuestas a todas estas preguntas y muchas otras, puedes encontrar muchas más en nuestra sección de respuestas a preguntas frecuentes y en todos los post sucesivos en los que te iremos explicando al detalle todo sobre los implantes dentales.

www.implantesdentalesmedicos.com

4.41/5 – 1486 opiniones
Si te ha gustado este post, por favor, haz clic en algún icono de la barra social. Comparte con tu cuenta de Google+, Facebook, Twitter o LinkedIn este post. Seguro que a tus contactos también les gustará leerlo y contribuirás además de una manera sencilla a divulgar este blog. Compártelo y haz tú que este blog sea social!!

Switch to our mobile site