Implante osteointegrado: Conoce la osteointegración a fondo

Cuando oímos el término implante osteointegrado estamos hablando de un proceso biológico conocido como osteointegración que fue definido por el profesor Bränemark en los años 50. En nuestro post de hoy nos proponemos describirte en qué consiste este término y como este proceso biológico permite disfrutar de una solución ventajosa ante la pérdida de dientes.

Implante osteointegrado: Conoce la osteointegración a fondo

Fuente CAMLOG Biotechnologies AG

Ya te hemos comentado en el título de nuestro post de hoy que al hablar de implante osteointegrado nos referimos al término de osteointegración. Se trata de un fenómeno biológico mediante el cual el material se integra con el hueso vivo, anclándose firmemente en este lugar. Podríamos decir que el organismo realiza una unión directa entre el hueso y la superficie del implante.

Proceso biológico

Este hecho fue observado por primera vez en los años 50, y muy rápidamente los médicos se dieron cuenta de las implicaciones de la osteointegración como solución a ciertos problemas dentales. Para realizar un implante osteointegrado sólo ciertos materiales pueden someterse a este proceso biológico, siendo el titanio es una de las opciones más populares para los procedimientos de implantología dental. El uso de otros materiales no permite que el tejido crezca alrededor del implante, por lo que no se produce el anclaje necesario.

Durante el proceso para lograr un implante osteintegrado, el implante se coloca cuidadosamente en el hueso, mediante cirugía, al paciente que ha sufrido una pérdida de dientes, teniendo en cuenta siempre las necesidades del mismo. Un examen por rayos X permite siempre confirmar el tamaño y la colocación del implante dental. Tras varios meses, el hueso comienza a crecer alrededor del implante, produciéndose un fuerte anclaje del mismo en el hueso. Una vez que el implante está instalado y el hueso ha crecido sobre el implante, es imposible retirarlo sin dañar el hueso.

Aplicaciones dentales

El uso de un implante osteointegrado tiene una clara aplicación dentro del campo dental y en concreto como aplicación a los tratamientos de implantes dentales. La osteointegración en la mandíbula permite a un odontólogo colocar fácilmente un diente sobre el implante dental realizado. La odontología cosmética y odontológica reconstructiva asume una gran ventaja mediante esta técnica.

El siguiente video muestra detalles de la osteointegración:

Una de las grandes ventajas de un implante osteointegrado como solución dental es que hace frente a todos los requisitos funcionales y estéticos que este debe cumplir, de manera que la imagen de nuestros dientes permite dar la apariencia de dientes naturales y sanos. Además el uso de este tratamiento ofrece resultados muy satisfactorios, siendo también una solución para disfrutarla durante muchos años.

No pierdas tiempo y sigue leyendo nuestro próximo post.