Pérdida de dientes e implantes dentales como solución

Necesitamos conocer las causas que nos conducen a la pérdida de dientes para así poder tomar la decisión de la realización de implantes dentales. Comprenderlas nos ayuda a tomar conciencia de la importancia de los implantes dentales como solución a dichas pérdidas.

Implantes dentales una solución a la pérdida de dientes

La pérdida de dientes tiene en muchos casos su origen en la mala higiene bucal. Es por eso que una correcta limpieza oral es la mejor manera de prevenir estas pérdidas.

¿Qué problemas puede ocasionar esta pérdida?

La pérdida de dientes puede causar serios problemas de salud. Afecta directamente en la autoestima ya que incide en nuestra propia sonrisa y en como nuestro rostro se ve. Estas son algunas de las consecuencias de la pérdida de dientes:

  • Problemas del habla.
  • Se evitan ciertos alimentos debido a problemas al masticar.
  • Se evita salir en público debido a vergüenza social.
  • Ansiedad y timidez.
  • Rigidez en las mandíbulas y problemas con la relajación.
  • Debilitamiento de otros dientes al haber menos dientes para usar cuando se come.
  • Movimiento e inclinación de otros dientes con su posible pérdida.
  • Problemas de nutrición.
  • Posible pérdida de espacio en los dientes permanentes, para niños que pierden dientes de leche.

Para evitar estos problemas, existen opciones para reemplazar los dientes perdidos. La prevención sigue siendo la mejor solución. Los implantes dentales son una alternativa beneficiosa a todas estas pérdidas, superando a otro tipo de medidas de reparación como por ejemplo las dentaduras postizas.

¿Cuándo son recomendables los implantes dentales?

Son recomendables cuando una persona ha sufrido la pérdida de dientes debido a:

  • La caries dental: es el proceso que da lugar a una cavidad en el diente. Se produce cuando las bacterias en la boca fabrican ácidos que corroen el diente. Una caries no tratada puede causar dolor, infección y finalmente la pérdida del diente.
  • Fracaso del tratamiento radicular: se trata del fracaso de una endodoncia. Si después del tratamiento por endodoncia, el interior de los dientes o los tejidos alrededor de la raíz permanecen infectados, el procedimiento se considera fallado. Los síntomas habituales de fracaso del tratamiento del conducto radicular incluyen dolor dental y dolor o inflamación de las encías en la zona cercana al diente. Esta complicación puede aparecer inmediatamente después del tratamiento o incluso después de muchos años desde su realización. Los implantes dentales son una solución valiosa ante este problema.
  • Periodontitis: Se inicia con una gingivitis (inflamación de las encías) pudiendo progresar a periodontitis  En una etapa temprana de la gingivitis, las bacterias de la placa se acumulan, causando que las encías se inflamen y sangren con facilidad durante el cepillado de dientes. A pesar de que las encías se encuentren irritadas, los dientes aún están plantados firmemente. En esta etapa no existen aún daños irreversibles. Cuando la gingivitis no se trata, es cuando se puede producir la periodontitis. En este caso la capa interna de la encía y el hueso se separan de los dientes y se forman bolsas. Estos pequeños huecos entre los dientes y las encías se pueden infectar y se puede producir la destrucción del periodonto. lo que puede finalizar con la pérdida del diente.
  • Traumatismos: Un traumatismo en los dientes se puede producir por accidentes, caídas o lesiones. Pueden ser debidos a la práctica de deportes cuando se produce un golpe importante en la cabeza o por una caída desde cierta altura. Con frecuencia el trauma puede afectar a los dientes pero no se manifiesta de manera inmediata, sino hasta meses o años después. La fractura de la raíz puede no ser evidente hasta algún tiempo después, cuando se desarrolla una infección.
  • Uso y desgaste excesivo del diente: Un uso excesivo o un desgaste como por ejemplo el bruxismo puede llevar a la pérdida del diente. El bruxismo puede aplicarse a aquellos que rechinan los dientes durante la noche mientras duermen, o personas que son extremadamente ansiosas y rechinan los dientes o aprietan las mandíbulas durante las horas de vigilia. Este desgaste anormalmente excesivo puede causar daño produciendo la pérdida de los dientes permanentemente.
  • Ausencia congénita de dientes: La falta de uno o más dientes es quizás nuestra malformación congénita más común. Muchos de nosotros carecemos de una o varias muelas del juicio o de incisivos. La falta de una gran cantidad de dientes, sin embargo, es muy rara. Son muy normales las caídas de dientes de leche en niños, sin un diente sucesor para reemplazarlo.

Todo el mundo está en riesgo de sufrir una pérdida de dientes, pero dependiendo de la edad de una persona, las razones para su pérdida pueden ser diferentes. A pesar de la pérdida de dientes se asocia sobre todo a las personas mayores, las investigaciones muestran que el 27 por ciento de la gente pierde su primer diente entre las edades de 21 y 30 años. A estas edades los implantes dentales ganan valor como solución de largo plazo.

En nuestro próximo post te ayudaremos a saber si tras la pérdida de dientes los implantes dentales son una solución para tí y no dejes de consultar nuestra sección de respuestas a preguntas frecuentes para obtener más información.

www.implantesdentalesmedicos.com/implantes-dentales-perdida-dientes

4.1/5 – 428 opiniones