Proceso de colocación de los implantes dentales

En nuestro post de hoy vamos a tratar el proceso de colocación de los implantes dentales. Se trata de un procedimiento que se realiza generalmente de forma ambulatoria, ya sea en un consultorio dental o en un hospital. Como ya hemos comentado en otras ocasiones los implantes dentales requieren de cirugía, por lo que estar en manos de profesionales altamente cualificados es garantía de éxito.

Proceso de colocación de los implantes dentales

El proceso de colocación de implantes dentales implica de un procedimiento quirúrgico que generalmente se basa en varias etapas. El proceso en sí puede llevar de tres a nueve semanas. Gran parte de ese tiempo se dedica a la curación y a la espera del crecimiento del nuevo hueso en la mandíbula.

El uso de la anestesia local es lo más adecuada para estos procedimientos ambulatorios pero es posible el uso de otras formas de sedación del paciente. Cada procedimiento quirúrgico puede ser muy diferente dependiendo de la situación clínica del paciente, así como de la valoración del odontólogo. Por ejemplo, pueden existir profesionales que separen el procedimiento de aumento de hueso de la realización de los implantes dentales, pero otros llevarán ambas tareas a la vez.

Procedimiento en dos etapas

El procedimiento o método practicado con mayor amplitud para la colocación de implantes dentales se trata de una cirugía por etapas. El implante dental debe ser colocado quirúrgicamente en el hueso maxilar. Si la mandíbula no es lo suficientemente gruesa o es demasiado blanda, puede ser necesario un injerto óseo antes de realizar la cirugía de implantes dentales. El injerto de hueso puede crear una base más sólida para el implante dental. Con un injerto de hueso, un pedazo de hueso se extrae de otra parte de la mandíbula o del y se trasplanta a la mandíbula donde se realizará el implante. Puede llevar de seis a nueve meses para que el hueso trasplantado crezca lo para soportar un implante dental. La condición final de la mandíbula determinará la forma de proceder del dentista.

Veámos con detalle las dos fases bien diferenciadas del proceso de colocación de los implantes dentales:

  • La primera etapa es la fase quirúrgica que consiste en colocar el implante dental, que sustituye a la raíz del diente, en el hueso de la mandíbula. Para su implantación se utiliza sedación endovenosa además de anestesia local. En unas 24 horas el paciente puede volvar a su vida normal. Ahora toca esperar a que se produzca la osteointegración, en donde el implante dental se integra completamente con el hueso y que puede durar entre tres y seis meses. Provisionalmente se coloca una corona en el implante. Existe una segunda fase quirúrgica una vez completada la fase quirúrgica anterior, en donde se conecta el pilar, que es la pieza intermedia a la que se fijarán los dientes, a cada implante. Después de colocar el pilar se cubre ña zona con un apósito que permita a la encía cicatrizar.
  • La segunda etapa es la fase protésica, en donde se procede a la colocación de la corona final transcurridos unos meses desde que se realizara el implante y verificando la perfecta integración del mismo con el hueso. La corona puede ser realizada y colocada por un protésico dental especializado, que tomará medidas e impresiones de la mordida y realizará una corona lo más ajustada a las necesidades de cada paciente. Este proceso puede llevar el paso por la clínica dental de dos a tres veces.

El resultado final del proceso es que nuestros implantes dentales aparecen como dientes naturales, permitiéndonos realizar una vida normal sin ningún tipo de limitaciones, devolviéndonos nuestra sonrisa.

A continuación intentaremos dar respuestas a todas esas preguntas más frecuentes que nos suelen surgir a la hora de realizar los implantes dentales.